Ir al contenido principal

El Ayuntamiento de Madrid presenta el Plan de Calidad del Aire; nuevas medidas contra la contaminación

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido llevar a cabo un plan de actucación para la lucha contra la contaminación. Ayer mismo, lunes 13 de marzo, se procedió a activar las medidas del llamado “Plan A”, el cual forma parte de un nuevo “Plan de Calidad del Aire”. Reducir la emisión de gases que favorecen el efecto invernadero va a significar una mejora de la salud de los ciudadanos, así como también una defensa contra los impactos del cambio climático. 

Como foco principal de contaminación, el tráfico se ha visto afectado en la capital española. A partir del año que viene, aseguran que se reducirá la velocidad máxima permitida en la M-30 de los 90km/hora a los 70km/hora.

El Ayuntamiento desarrollará las 30 medidas que forman parte del Plan de Calidad del Aire contando con un presupuesto de 544 millones de euros.

Suben los niveles de contaminación en Madrid se prevén que las nuevas medidas sean claves para reducirlos

Además, debemos tener en cuenta que a partir de 2025, los vehículos que se encuentren en peor estado y que por ende sean más contaminantes, serán forzados a una “prejubilación”. Es decir, se procederá a limitar su circulación en todo el término municipal. Los vehículos que pasarán a denominarse “no sostenibles” serán aquellos matriculados antes del año 2000 (en el caso de ser de gasolina) y el 2006 (si este fuera de diésel).

Las medidas de restricción no van a ser implantadas de forma abrupta, si no que se aplicarán de un modo progresivo para que la población sepa adaptarse y aprenda a actuar en una ciudad que abogue por la movilidad sostenible.

Eso sí, todos aquellos vehículos que sean “cero emisiones”, a partir de 2018 podrán aparcar de forma gratuita en el centro de la ciudad mientras que los “ECO” disfrutarán de beneficios en su estacionamiento como sucede actualmente.

De entre las treinta medidas contra la contaminación que forman parte del Plan de Calidad del Aire hay algunas que nos resultan familiares como, por ejemplo, la limitación de la velocidad en los accesos a la ciudad y la M-30 o la regulación del aparcamiento teniendo en cuenta la calidad del aire de la zona. Como medida novedosa que forma parte también de este nuevo Plan, vemos la intención de crear una red de aparcamientos intermodales en los alrededores de la almendra central. El objetivo es que estos queden a un máximo de 200 metros del punto de acceso al transporte público y de este modo motivar el uso de las redes municipales frente a las de carácter privado.

 

Para más información, pincha aquí y ponte al día con la página web del Ayuntamiento de Madrid.  

Fotografía: Pixabay.