Ir al contenido principal

Día Mundial de la Seguridad Vial: cómo comportarse con los ciclistas en la carretera

Este fin de semana se ha celebrado el Día Mundial de la Seguridad Vial, cuyo objetivo se basa en promover la educación vial como estrategia para evitar accidentes de tráfico y reducir así el número de víctimas en carretera a cero. Sin embargo, esta visión no contrasta mucho con los últimos datos publicados por la Dirección General de Tráfico (DGT), que reflejan que durante el primer trimestre del año, España retrocedió posiciones entre los países con menos víctimas mortales en carretera debido al aumento de la siniestralidad en comparación al mismo período de 2017. En concreto, durante los meses de enero, febrero y marzo, un total de 231 accidentes mortales fueron contabilizados frente a los 224 del mismo período del año pasado.

Con el fin de poner nuestro granito de arena a esta causa, Alphabet se une también a causa poniendo especialmente foco en los actores más vulnerables en la carretera: los ciclistas. La convivencia entre estos y los conductores en España no pasa por su mejor momento. El número de ciclistas fallecidos en las carreteras durante 2017 ha aumentado registrándose 44 fallecidos frente a los 33 del periodo anterior, según la DGT.

Día de la Seguridad Vial: 5 consejos para circular con precaución

Cada uno en su lugar

A todo el mundo le gusta tener su espacio vital cuando circula. El respeto es fundamental para la buena convivencia entre ciclistas y conductores, por eso los expertos recuerdan que en carretera los ciclistas deben permanecer, siempre que se pueda, en los arcenes, evitando vías más peligrosas con poco arcén y siempre circulando en el mismo sentido que el tráfico.  

En el caso de las vías urbanas, si eres ciclista lo más habitual sería utilizar el carril bici adaptado para ello. De no disponer de uno, se recomienda permanecer siempre por la derecha y a los conductores mantener una distancia de seguridad de 10 metros, si se circula detrás de un ciclista.

Cabe recordar que la bicicleta forma parte de la circulación, y por lo tanto no se le debe considerar como una molestia. 

 

Los adelantamientos, el momento más delicado

A pesar de que las bicicletas tienen prohibido circular por la autovía o autopista, las carreteras convencionales suelen ser los puntos negros más habituales entre ciclistas y conductores. Según los expertos del Real Automóvil Club de España (RACE), es importante mantener una distancia de seguridad de al menos 1,5 metros entre tu vehículo y la bicicleta cuando se vaya a realizar un adelantamiento. Ante la pregunta de adelantar en línea continua, no es motivo de infracción (siempre y cuando la velocidad del ciclista sea relativamente baja) y aunque los expertos no lo aconsejan, hay que asegurarse de no poner en peligro a nadie, antes de realizar la maniobra. Otro factor importante a tener en cuenta es el de no adelantar si en el carril contrario se sitúa otro ciclista.

 

De dos en dos

Circular en pareja de forma paralela no es motivo de infracción para los ciclistas, siempre y cuando se cumplan varios factores: que el tráfico sea muy fluido, la carretera disponga de arcén y el tiempo sea favorable a la circulación.

 

Ser visibles

Tanto los vehículos como las bicicletas deben llevar los materiales adecuados para hacerse ver frente a otros: Chalecos reflectantes para los ciclistas, evitando así la ropa oscura, e intermitentes y luces para los vehículos de cuatro ruedas, señalando previamente la acción que se vaya a realizar.

 

Los ruidos, los peores aliados para el ciclista

Los ruidos imprevistos pueden asustar a los ciclistas, provocando así una maniobra brusca.  Por eso, los expertos recomiendan usar el claxon solamente para situaciones de emergencia en el caso de los conductores, en el caso de los ciclistas, se desaconseja llevar auriculares para que puedan tener sus cinco sentidos en la carretera.

Cada día, más personas se unen al movimiento ciclista. Está en la mano de todos circular respectando a los demás, siendo responsables y precavidos, con el fin de reducir los accidentes en carretera.