Ir al contenido principal

Los coches más icónicos de la historia del cine

Hay películas que no son nada sin sus decorados, su vestuario, su fotografía, su banda sonora, o ciertos actores emblemáticos. Hay otras que deben parte de su éxito a sus icónicos vehículos, esos que, incluso vistos en otro contexto, los relacionarías de inmediato con la película en cuestión. Ninguno ha recibido un Oscar, pero algunos lo merecerían tanto o más que los propios protagonistas que los conducían.

Coches que han conseguido hacer historia en el cine

  1. Cadillac de 1959 (Ecto 1, Cazafantasmas): La película Cazafantasmas marcó a la generación de los 80, convirtiéndose en uno de los grandes éxitos del momento. La patrulla anti-fenómenos paranormales no se puede entender sin su Ecto 1, esa especie de mezcla entre ambulancia y coche fúnebre que, aunque no destaca por su elegancia, sin duda ha despertado la fantasía de muchos que se han imaginado patrullándolo junto a sus amigos para acabar con todo tipo de espíritus. Incluso ha llegado a ponerse en venta 
     
  2. Aston Martin DB5 de 1964 (James Bond): No podía faltar en esta lista uno de los coches de las películas de James Bond. ¡Incluso la página web de la marca ha creado un espacio solo para él! Todos ellos impresionantes, plagados de “gadgets” y con un toque elegante a la par que moderno. Este en concreto ha aparecido en seis de las películas del agente, desde 1964 en Goldfinger, hasta 2012 en Skyfall. Seguro que si eres amante de los coches y de las películas de James Bond has soñado con protagonizar una persecución a toda velocidad con este Aston Martin.
     
  3. El Lexus 2054 (Minority Report): Este mítico vehículo fue diseñado por Lexus a petición de Steven Spielberg.  Se dice que la marca invirtió 5 millones de dólares en crear este prototipo. Un coche con el que pretendían adelantarse a lo que podríamos conducir medio siglo después y que incluso hoy en día, sigue uno de los concept cars que más pasiones levanta.
     
    Su llamativo color rojo -que podía cambiarse de forma mágica- y su aspecto futurista, hizo despertar la envidia hacia Tom Cruise, que tuvo la suerte de conducirlo levitando sobre los carriles y superando choques tras trepar por las paredes. Una auténtica maravilla que llegó a robarle el protagonismo en más de una secuencia.
     
     
  4. DeLorean DMC-12 (Regreso al futuro): Si has pasado tu infancia en los ochenta, reconocerás especialmente este coche con puertas de ala de gaviota y carrocería de acero. ¿Qué niño no ha deseado ser Marty McFly y usar este mítico vehículo como máquina del tiempo? Muestra de ello es la gran cantidad de apariciones en la red y de merchandising que se ha hecho de este coche.
     
  5. Audi RSQ Concept (Yo, robot): Si por algo es conocida esta película es precisamente por el coche que conduce Will Smith y que nos dejó a todos boquiabiertos con su aspecto superdeportivo y futurista. Este vehículo que simulaba circular por la Chicago de 2025, sirvió como semilla para la concepción del Audi R8, el deportivo por excelencia de la marca alemana.
     
  6. Batmóvil (Batman): Seas o no amante de los superhéroes, seguro que conoces el coche que Batman utilizaba para recorrer las calles de Gothman City.  Cada película de Batman cuenta con uno diferente, pero nos quedamos con el creado para la mítica serie televisiva de los años sesenta protagonizada por Adam West. Una mezcla única entre un tanque de guerra y un superdeportivo, convirtieron a este coche en un icono tanto del cómic, como del cine.
     
  7. Volkswagen Beetle de 1963 (Ahí va ese bólido): Conocido por ser el coche de carreras más simpático y humano del cine, cualquiera reconocería a este famoso Beetle de color amarillo crema y tres franjas de colores rojo, blanco y azul. Desde su primera aparición en 1968, ha sido utilizado en varias películas de Disney bajo el nombre de Herbie. El coche es capaz de conducir sin chofer y aunque en su momento esto era algo impensable, hoy la realidad ya ha superado a la ficción.
     
  8. Chitty Chitty Bang Bang (Chitty Chitty Bang Bang): Inspirado en un Paragon Panther, el coche se fabricó en 1967 para convertirse en el protagonista de la película basada en una novela infantil de Ian Fleming. Podía volar, flotar sobre el agua e incluso viajar a mundos que escapan de nuestra imaginación. Esta vez Fleming, creador de James Bond, se alejó del coche repleto de “gadgets” que conduce el agente 007 para ofrecer uno lleno de magia.
     
    Con el motor del equipo del Ford Racing Team, el salpicadero fabricado con material de un avión usado en la Primera Guerra Mundial y unas alas incorporadas que le permitían llevar a sus protagonistas hasta los lugares más increíbles, este flamante vehículo se convirtió en un icono de la factoría Disney que fascinó a pequeños y mayores.
     
  9. Ford Thunderbird de 1966 (Thelma & Louise): Año 1991, Thelma y Louise se embarcan en la aventura de su vida atravesando Arkansas y Arizona con sus melenas al viento, al volante de su mítico descapotable verde. Sin duda, un protagonista más de la memorable cinta. La road movie logró convertirse en toda una referencia de cine de los 90 y fue considerada como un filme feminista que sirvió de inspiración para muchas mujeres que querían “ser libres”.
     
  10.  Ford explorer de 1993 (Jurassic Park): Además traer hasta nuestra época a los extintos dinosaurios, Jurassic Park nos sorprendió en la gran pantalla con sus coches autónomos, que servían de guía para ofrecer a los visitantes un inolvidable tour por el recinto.
     
    Si eres fanático de la saga, alguna vez te habrás imaginado subido a ellos recorriendo esta isla plagada de animales prehistóricos, aunque seguro que preferirías no vivir un momento como el de la conocida secuencia del ataque del Tiranosaurio Rex a uno de ellos.